Médico forense para accidente de tráfico

Nuevo baremo y médico forense

Con el nuevo baremo 2016, ¿se puede pedir todavía un médico forense para accidente de tráfico o he de recurrir a un perito médico privado?

médico forense para accidente de tráfico

Durante muchos años el médico forense para accidente de tráfico fue el pilar básico en torno al cual se calculaban las indemnizaciones por lesiones. Tan presente estaba dentro del procedimiento de reclamación que incluso a los peritos médicos privados se les llamaba también forenses (“el forense del seguro”). Frente a su dictamen, las aseguradoras sólo podían intentar rebajar la indemnización contratando a sus propios peritos valoradores, con bastante poco resultado, ya que los jueces solían otorgar más crédito al forense que a un perito de parte.

Además, el médico forense para accidente de tráfico conllevaba una segunda ventaja para el accidentado: era gratis. Bastaba poner una denuncia e indicar que había habido lesiones para que el forense más cercano a nuestro domicilio nos examinara y determinara el número de días y secuelas con que habíamos resultado.

Pero entonces llegó el baremo de tráfico 2016, y antes que éste la despenalización de los accidentes con lesiones (salvo casos de muerte o alcoholemia) y todo cambió.

El sistema actual, en lo que a valoración del lesionado se refiere, funciona así: El accidentado está obligado a dejarse visitar por el perito médico de la aseguradora responsable, en base al cual el seguro contrario hará una oferta de dinero (lo que se conoce como oferta motivada) al lesionado. Obviamente, dado que la valoración médica y luego la oferta la hace el médico y el tramitador de la compañía responsable, podemos darnos con un canto en los dientes si el dinero ofrecido llega a una tercera parte del que realmente nos corresponde.

¿Qué podemos hacer si no estamos de acuerdo con la oferta de la aseguradora?

Pues según la ley, tenemos dos opciones: contratar nosotros a nuestro propio perito médico valorador para rebatir el informe hecho por el perito contrario, o solicitar la intervención de un médico forense para accidente de tráfico.

¿Y qué opción es mejor? Veamos los pros y contras de cada una de las opciones:

  • Perito médico privado:
    • Ventajas:
      • Nos puede dedicar más tiempo, y estará más receptivo a valorar nuestras lesiones.
      • Si hemos de asistir a juicio, acudirá con nosotros para rebatir el informe del perito contrario.
      • Puede darnos pautas de qué pruebas debiéramos practicar para poder acreditar nuestras lesiones.
    • Desventajas:
      • Hay que pagarlo.
  • Médico forense para accidente de tráfico:
    • Ventajas:
      • Es gratis.
    • Desventajas:
      • Nos dedicará apenas cinco minutos, no nos explorará y se limitará a valorar lo que aparezca en nuestros informes.
      • No acudirá a juicio a defender su informe
      • Si el informe no nos beneficia, nos será complicado darle la vuelta a la situación.

A estas desventajas ya tradicionales, el nuevo baremo introduce una serie de cuestiones en la intervención del médico forense para accidente de tráfico cuanto menos preocupantes. Estas son las más relevantes:

  • Sólo podemos solicitar ser visitados por el médico forense cuando recibamos la oferta motivada. Esto es, si no recibimos ninguna oferta, no podremos pedir forense. Además, una vez recibamos la oferta nos tocará pedir el forense al instituto de medicina legal a través de un sistema complicadísimo que sólo hará que provocar una demora en los tiempos para cobrar la inemnización del cliente.
  • El médico forense con el nuevo baremo lo pagará la compañía de seguros contraria, con toda la suspicacia que esto puede implicar.
  • Además, el forense no podrá pedir nuevos informes, y sigue sin poder acudir a juicio.

De hecho, algunos abogados ya nos han indicado que con el nuevo baremo la solicitud de médico forense para accidente de tráfico está paralizada, ya que nadie sabe cuestiones básicas como dónde se deberá atender a los lesionados pendientes de valoración.

Por lo tanto, la opción de contratar un perito médico privado sigue siendo con la nueva legislación la única realmente útil, máxime si los precios de los valoradores son lo suficientemente ajustados.