Latigazo cervical y nuevo baremo de tráfico

Baremo de tráfico 2016: ¿El fin del latigazo cervical?

Si ha sufrido un latigazo cervical en un accidente de tráfico acaecido con posterioridad a enero de 2016, el nuevo baremo puede dejarle sin indemnización.

latigazo cerrvical y perito médico en accidente de tráfico

La indemnización por latigazo cervical ha sido uno de los grandes caballos de batalla que ha enfrentado a accidentados y compañías de seguros. Entienden éstas que buena parte de los fraudes a los que tienen que hacer frente tienen por protagonista este tipo de lesiones de difícil diagnóstico, mientras que aquéllos reponen que estadísticamente el ochenta por ciento de las lesiones en accidente de circulación tienen que ver con las cervicales, y el porcentaje de fraudes no llega al 3 por ciento.

El hecho es que el nuevo baremo de tráfico le dedica un artículo enterito al latigazo cervical, y desde luego a tenor del mismo queda claro que la finalidad es tratar de ponerle la puntilla a este tipo de dolencia desde el prisma indemnizatorio. Dice el artículo 135:

Artículo 135. Indemnización por traumatismos menores de la columna vertebral.
1. Los traumatismos cervicales menores que se diagnostican con base en la manifestación del lesionado sobre la existencia de dolor, y que no son susceptibles de verificación mediante pruebas médicas complementarias, se indemnizan como lesiones temporales, siempre que la naturaleza del hecho lesivo pueda producir el daño de acuerdo con los criterios de causalidad genérica siguientes:
a) De exclusión, que consiste en que no medie otra causa que justifique totalmente la patología.
b) Cronológico, que consiste en que la sintomatología aparezca en tiempo médicamente explicable. En particular, tiene especial relevancia a efectos de este criterio que se hayan manifestado los síntomas dentro de las setenta y dos horas posteriores al accidente o que el lesionado haya sido objeto de atención médica en este plazo.
c) Topográfico, que consiste en que haya una relación entre la zona corporal afectada por el accidente y la lesión sufrida, salvo que una explicación patogénica justifique lo contrario.
d) De intensidad, que consiste en la adecuación entre la lesión sufrida y el mecanismo de su producción, teniendo en cuenta la intensidad del accidente y las demás variables que afectan a la probabilidad de su existencia.
2. La secuela que derive de un traumatismo cervical menor se indemniza sólo si un informe médico concluyente acredita su existencia tras el período de lesión temporal.
3. Los criterios previstos en los apartados anteriores se aplicarán a los demás traumatismos menores de la columna vertebral referidos en el baremo médico de secuelas.

¿Qué significa este artículo, explicado en cristiano? En pocas palabras, que si sufrimos un latigazo cervical en principio sólo cobraremos por nuestras lesiones temporales (lo que antes se llamaban días de baja o de sanidad), y eso siempre que no tardemos en acudir a urgencias (no más de 72 horas), que no hayamos tenido otros accidentes con las mismas lesiones y que los daños materiales de los vehículos sean de cierta consideración. Si además queremos que nos indemnicen por secuelas deberemos acreditar la existencia de las mismas mediante una prueba que no admita discusión, y desde luego habrá que evitar sustentar éstas en la mera manifestación del accidentado.

Por lo tanto, la intervención de un perito médico afecto al lesionado es imprescindible para reclamar secuelas por latigazo o esguince cervical, ya que en caso contrario ni el perito valorador de la compañía ni el centro de rehabilitación afín al seguro contrario harán nada para que obtengamos esas pruebas o evidencias de la existencia de nuestra lesión crónica.