¿Es correcta la oferta del seguro?

¿Cómo saber si es correcta la oferta del seguro?

Sufrí lesiones en un accidente de tráfico y la aseguradora se ha puesto en contacto conmigo ¿Es correcta la oferta del seguro? Siga estos consejos:

Es una de las consultas más frecuentes de las que recibimos en Perito Médico Tenerife: ¿Es correcta la oferta del seguro por mis lesiones? ¿Me merece la pena luchar para obtener una indemnización mayor?

Aunque siempre resulta complicado dar una respuesta genérica, por nuestra experiencia de casi un cuarto de siglo podemos aseverar que en casi el noventa y nueve por ciento de los casos la ofetta que la aseguradora efectúa al lesionado en accidente de tráfico es inferior a la que realmente le corresponde. Obviamente, cuanto más graves son las lesiones más disparidad hay entre la indemnización a que se tiene derecho y la que ofrece el seguro, pero incluso en casos de indemnización por latigazo cervical lo ofertado de media suele ser una tercera parte de aquella cantidad a la que en justicia se debería llegar.

Por lo tanto, a la pregunta de si es correcta la oferta del seguro podremos responder que no, salvo en raras excepciones, normalmente referidas a accidentes que apenas implican unos pocos días de tratamiento y que ni tan siquiera comportan baja laboral ni modificación en los hábitos de vida.

Cómo precalcular la indemnización

Si bien realizar un cálculo de la indemnización que nos corresponde es algo que tiene una cierta dificultad, sobre todo con el nuevo baremo de accidentes, sí que es relativamente sencillo hacer unas operaciones básicas que nos den una pista sobre el montante aproximado que nos corresponde, de tal manera que sepamos con cierta seguridad si es correcta la oferta del seguro. Las operaciones seguirían este hilo conductor:

  • ¿Cuántos días van desde que tuve el accidente hasta que me dieron el alta en rehabilitación?. (Ambos inclusive. Se cuentan todos los días, incluso festivos)
  • De estos días ¿He estado alguno en coma? (en caso afirmativo, súmese el total en la categoría de días A)
  • De estos días, y descontando los que pudiera estar en coma ¿he pasado alguna noche en el hospital?(Se suman en la categoría de días B)
  • De los días totales, y descontando aquéllos en que he pernoctado en el hospital, ¿durante cuántos no he podido ir a trabajar o no he podido hacer una parte importante de las actividades que componen mi vida normal? (estos serían los días de categoría C)
  • El resto de días no comprendido en las tres clasificaciones preferente lo sumaremos y ubicaremos en la categoría D.

Bien. La suma de días de la clase A la multiplicaremos por 100 euros, la de la categoría B por 75 euros, la de la C por 52 y la de la D por 30 euros. Sumamos todas las cantidades.

Ahora, añadiremos al importe que nos salga cuestiones de tipo patrimonial como: cantidades que nos haya descontado la empresa a resultas del accidente, gastos que hayamos tenido que desembolsar para desplazarnos a rehabilitación o bien gastos farmacéuticos, dinero que haya perdido nuestro negocio o actividad si somos autónomos, etc.

Para saber si es correcta la oferta del seguro también deberemos tener en cuenta las posibles secuelas que nos hayan quedado. Para ello, lo ideal -hasta que nuestras lesiones sean valoradas por un perito médico– es acudir al informe médico de alta, y ver si cuando nos suspenden el tratamiento a juicio del médico nos queda algún tipo de limitación o dolor que ya no sea subsanable con más tratamiento. Es difícil calcular con exactitud la indemnización por secuelas, pero en cualquier caso por muy mínima que sea la molestia que se nos haya obtetivado tendremos derecho a un punto de secuela, el cual suele oscilar sobre los 800 euros (depende de la edad de la víctima en el momento de sufrir el accidente de tráfico, pero a título orientativo quedémonos con esta cifra)

Si sumando todo lo precedente -y teniendo en cuenta que por su falta de experiencia en estas lides seguramente se ha olvidado de algunas partidas que puede incluir en la reclamación- lo que le quieren pagar es inferior, ya sabe que no es correcta la oferta del seguro y que ha de acudir a un abogado y un perito médico privado.